Menos muros, más empatía

Menos muros y más empatía

De todos es sabido lo que está sucediendo en algunas regiones de Europa con el “problema migratorio” (tal y como lo denominan). Yo, por mucho que pienso, lo único que puedo llegar a ver son PERSONAS; personas buscando un futuro mejor, personas cuidando de sus familiares, personas que intentan luchar contra aquellos que piensan que la mejor manera de frenarles es levantar un muro.

Sin ánimo de comparar algo tan duro con nuestras relaciones cotidianas, sí que esta situación me hace reflexionar ¿Por qué algunos se empeñan en levantar muros a su alrededor?

Diariamente nos enfrentamos a muros, tanto en nuestra vida personal como laboral. Los levantamos para protegernos, porque tenemos miedo, para que no nos hagan daño… estamos rodeados de ellos por todas partes. En mi humilde opinión, son estas mismas paredes construidas a nuestro alrededor las que nos desconectan de los demás, del mundo e incluso de nosotros mismos.

¿Cuál es la manera de derribar estos muros?

LA EMPATÍA, no como acción de desarrollo, área de mejora o frase recurrente.

La empatía como sentimiento.

Desde hace algunos años mi admiración siempre se la han llevado aquellas personas que analizan cualquier situación poniéndose los zapatos de los otros.

Lamentablemente muchos de los modelos estratégicos de gestión en las organizaciones aún están focalizados en el MIEDO.

¿Qué crees que sucedería si los focalizamos en la empatía?

¿Qué crees que pasaría si aprendiéramos a derribar muros, para empezar a ver personas?

Como dijo Martin Luther King:

Hemos aprendido a volar como los pájaros, a nadar como los peces; pero no hemos aprendido el sencillo arte de vivir como hermanos.

Menos muros, más empatía

Fewer walls and more empathy

Everybody know what is happening in some regions of Europe with the “immigration problem” (as they call it). I, as much as I think, I can only get to see PEOPLE; people looking for a better future, people taking care of their families, people trying to fight those who think that the best way to stop them is to build a wall.

Without wishing to compare something so hard with our everyday relationships, that situation makes me wonder why some insist on building walls around them.

Every day we face walls, both in our personal and work life. WE lift them to protect us, because we are afraid to get hurt… we are wrapped in them everywhere. In my humble opinion, it is these same walls build around us that disconnect us from others, the world and even ourselves.

What is the way to tear down these walls?

EMPATHY, not as a development action, area for improvement or recurring phrase. Empathy as a feeling.

For several years my admiration was always for those who analyze any situation getting into the other person shoes.

Unfortunately, many of the strategic management models in organizations are still focused on FEAR.

What do you think would happen if we focused on empathy?

What do you think would happen if we learnt how to know down walls to start seeing people?

As Martin Luther King said:

We have learned to fly the air like birds and swim the sea like fish; but we have not yeat learned the simple art of living together as brothers.

Trabajo en equipo

Ser equipo, no trabajar en equipo

Tras algunos años jugando al baloncesto en la cantera malagueña, pude experimentar en mis propias carnes el significado de SER un equipo y sentirse parte de él.

En el ámbito de la gestión de las personas, así como en cualquier reunión en la que tratamos las áreas de desarrollo, evaluación del desempeño o incluso para presentar resultados, se suele hablar de TRABAJO en equipo.

Trabajar en equipo, se ha convertido en muchas ocasiones en una frase recurrente de los managers, hacia sus colaboradores. En la mayoría de los casos, no queda claro el significado, quien es parte del conjunto y quién no.

Además, muchas veces consideramos que ‘nuestro equipo’ sólo son las personas que tenemos al lado; como mucho, los miembros de tu departamento. He de ahí que se produzcan situaciones totalmente incomprensibles entre miembros de una misma organización, las cuales crean una desconexión entre las personas de una manera increíble.

Todo ello, afecta de una manera negativa al desarrollo de las personas y, por consiguiente, al desarrollo de la propia organización.

SER EQUIPO

Esto es algo mucho más grande que trabajar en equipo, es un sentimiento, saber que perteneces a un grupo y que antepones las necesidades colectivas a las tuyas propias; que comprendes los errores y ayudas a mejorarlos por parte de un compañero, como si de un brazo tuyo se tratara; que todos trabajámos para lograr un mismo objetivo, realizando tareas diferentes. Sencillamente es cambiar un YO por un NOSOTROS.

Cuando formas parte de un equipo, no existe otra opción que trabajar en equipo.

Muchos de vosotros diréis: – ‘Ya, pero en mi trabajado las personas no son así, siempre se lleva los méritos los mismos o no me siento valorado por los demás.

Siempre he pensado que las cosas se consiguen cambiando uno mismo para tener la posibilidad de cambiar nuestro entorno.

¿Qué piensas tú? ¿Puedes ser el primer paso hacia la creación de ese equipo? ¿O seguirás “trabajado en equipo”?

 

Recuerda que de la conducta de cada uno depende el destino de todos. -Alejandro Magno.

Trabajo en equipo

Be a team, not teamwork

After few years playing basketball in a Malaga youth team, I experienced in my own flesh the meaning of BEING a team and feeling part of it.

In the field of people management, as well as at any meeting in which we talk about the areas of development, performance evaluation or even to report results, we often speak of TEAMWORK.

Teamwork has often become a recurring phrase in managers towards its employees. In most cases, the meaning of who is and who is not part of the team is not clear.

In addition, we often believe that ‘our team’ are only the people closer to us; at the most, members of your department. Hence the reason why there are totally incomprehensible situations between members of the same organization, which create an incredible disconnection among people.

All of this negatively affects people development and, therefore, it affects the development of the organization.

BEING A TEAM is something much bigger than teamwork, it is a feeling, knowing that you belong to a group and that the collective needs are more important than your own; that you understand the mistakes and help a coworker fix them, as of it was one of your own arms; that we all work towards the same goal, performing different tasks. It is simply changing a ME for a WE.

When you are part of a team, there is no choice but to work together.

Many of you will say: – ‘Yes, but in my working place people are not like that, the same people always takes the merit and I do not feel valued by others.

I have always thought that things are achieved by changing oneself to be able to change our environment.

What do you think? Can you be the first to step towards the creation of that team? Or will you keep “teamworking”?

Remember, upon the conduct of each depends the fate of all –Alexander the Great.

Basta ya de tanto sentido común

Basta ya de tanto sentido común

Llevo toda mi vida escuchando alabanzas de uno de nuestros sentidos más famosos. No hablo del sentido del olfato, ni del tacto, ni de la vista, ni del gusto, ni siquiera del oído. Hablo del sentido común.

Seguro que alguna vez os han dicho o habéis oído algo como: – Ante la duda utiliza tu sentido común; seguro que no te equivocarás. ¿Os suena?

Pues bien, después de utilizar el sentido común durante más de 30 años llegué a una situación en la que me sentía un hámster en una rueda, corriendo todo el día sin llegar a ningún sitio porque era lo que se supone que debía hacer.

El doloroso camino de seguir el sentido propio

Si entendemos el sentido común como las reglas y creencias que una misma sociedad comparte (incluyendo lo que está bien y lo que está mal), entenderemos también lo difícil que puede ser seguir un camino propio.

¡Ir contracorriente agota! Sentencias como: ‘estás loco por dejar un trabajo estable para montarte una empresa’, ‘arriesgarse no es bueno’, ‘ordénate la vida de una vez’ o ‘¿no tendría más sentido que aguantases como estas para poder pagar el alquiler? son el día a día de alguien que decide ‘decidir por sí mismo’.

Quizás la palabra clave sea PENSAR. Muchas veces parece que hay una regla no escrita que dice: No pienses; utiliza el sentido común. Es el camino más corto, eso seguro, pero muchas veces ese camino no nos lleva donde queremos llegar.

Y vosotros, ¿seguís el sentido común o el sentido propio?

Pues bien, después de tantos años decidí sentir, pensar y decidir; Ya no sigo en la rueda y, aunque confieso que no es fácil, cada día me siento vivo, con ilusión y fuerza para andar cada uno de mis pasos.

Como profesional de recursos humanos me encuentro cada día con personas que sufren por no saber cómo salir de la rueda de hámster en la que están atrapadas.

Tres simples preguntas os pueden ayudar a saber en qué camino andáis:

  • ¿Siento que ando hacia lo que deseo?
  • ¿Estoy en el trabajo que quiero estar?
  • ¿Sé qué es lo que me hace feliz, y lucho por ello?

¡Si las respuestas son SÍ, os felicito! Si no tenéis clara la respuesta, sobretodo no os juzguéis. El DARSE CUENTA del camino en el que estamos ya es un primer paso, quizás el más importante. Es el punto de inicio para sentir, pensar y decidir.

Como decía Steve Jobs: «Tu tiempo es limitado, de modo que no lo malgastes viviendo la vida de alguien distinto»

Basta ya de tanto sentido común

Enough of so much common sense

I’ve been all my life listening praises of one of our most famous senses. And I am not talking about the sense smell, or touch, or sight, taste or even hear. I am talking about common sense.

I am sure you have been told or you have heard something like: – When in doubt, use your common sense; you will not be wrong. Does it ring a bell?

Well, after using common sense for over 30 years I reached a situation where I was feeling like a hamster on a wheel, running all day without reaching anywhere because that was what I was supposed to do.

The painful road to follow the proper sense

If we understand the common sense as the rules and beliefs that a society shares (including what is right and what is wrong), we will understand how difficult it can be to follow our own path.

Going against the current is exhausting! Statements like: ‘You are crazy to leave a stable job to start your own company’, ‘taking risks is not good’, ‘organize your life once and for all’ or ‘wouldn’t it make more sense to keep in your situation to be able to afford the rent?’ are the daily life of someone who decides to ‘decide for themselves’.

Maybe the key word is THINK. Many times there seems to be an unwritten rule that says: Do not think; use the common sense. It is the shortest way, that is for sure, but often that path does not take us where we want to go.

And you, do you follow the common sense or your own sense?

Well, after so many years I decided to feel, think and decide; I am no longer on the weel and, though I confess it is not easy, everyday I feel alive, with hope and strength to walk each one of my steps.

As a human resources professional I meet every day with people who suffer from not knowing how to get out of the hamster wheel in which they are trapped.

Three simple questions can help you know in which path you walk:

  • Do I feel I am walking towards what I want?
  • Am I at the job I want to be?
  • Do I know what makes me happy and do I fight for it?

If the answers are YES, I congratulate you! If you do not have a clear answer, please do not judge yourself. Being AWARE of the path in which we are standing is already a first step, perhaps the most important. It is the starting point to feel, think and decide.

As Steve Jobs said: «Your time is limited, so do not waste it living someone else’s life»