Entradas

Imagen activista de talento

Activista de talento

Hace bastante tiempo que no escribo; no sé si es buena señal – Ethikos está creciendo espectacularmente – o si es que prefiero escribir sólo cuando encuentro algo que decir.

Hace tiempo que luchamos por cambiar el mundo a través de nuestra humilde organización: formamos parte del movimiento B Corporation como primera empresa de gestión de personas en España, medimos nuestro impacto y siempre, y digo siempre, nos vamos a la cama pensando: “esto no es suficiente si queremos conseguir nuestro propósito, debemos hacer más…”.

Hace poco estuve en un evento en Londres sobre talento. Lo típico. Todas las empresas quieren cambiar el mundo, todas las compañías impactan positivamente en la sociedad y están inmersas en un cambio para ser una de las empresas más competitivas del mundo. Quizás el error sea la visión, quizás las empresas deban ser las mejores empresas PARA el mundo en el que vivimos.

Pero empecemos por el principio. Pensad en cualquier tipo de organización: inicialmente surge una idea que alguien o un grupo de personas quieren poner en marcha, se busca financiación y ¡allá vamos! Tras esta fase empezamos a incorporar personas, ¿bajo qué criterios? Casi siempre económicos, competenciales, etc…

Nuestra experiencia nos demuestra que lo primero y esencial es centrarse en los valores compartidos con las personas que van a formar parte de la organización. Ese es el paso uno. Sin ese punto, es muy complejo que exista una correcta alineación del propósito personal y organizacional y seguramente ese ruido interno genere muchas pero muchas situaciones de desmotivación mutua.

Los valores son nuestra brújula interior

¿Os imagináis la fuerza si ambas brújulas, la personal y la de nuestra empresa, señalaran hacia la misma dirección?

Y sino es así, me gustaría que te contestaras tu [email protected] las siguientes preguntas:

* ¿Cuáles son tus valores principales a la hora de tomar una decisión? Con 5 valores nos vale…

* ¿Cuáles son los valores de tu organización? (Los reales, que ves en tu día día, no aquellos que colgamos en la pared)

* ¿Cuáles compartes? ¿Cuáles no?

* ¿Porque no trabajas en algún proyecto que vaya alineado con éstos?

La última pregunta me da pie a explicarte qué es un activista de talento: un activista de talento es aquel que invierte su talento en alguna organización con un propósito superior al beneficio económico, es aquel que quiere cambiar el mundo a través de su esfuerzo y trabajo.

Yo soy culpable. ¿Y tú? ¿Te consideras activista de talento?

 

Germán Cuenca

People Director & Co Founder Ethikos 3.0

Los valores sí importan, ¡selecciónalos!

¿Qué son los valores organizacionales? ¿Qué tienen que ver con los valores que llevamos dentro? ¿Cómo pasan a ser efectivos? ¿Tienen alguna utilidad? o ¿Sencillamente es un “face washing” corporativo o un elemento de marketing?

Son preguntas que creo que todos nos hemos hecho alguna vez, de que sirve esto que tengo en mi sistema de evaluación del desempeño, en la puerta de la oficina de recursos humanos o personas si luego no tiene ninguna implicación en la toma de decisiones del día a día o, en su defecto, hacemos que nadie crea en ellos cuando hay que tomar una decisión organizacional basada en el rendimiento financiero.

Cuando identificamos valores en la familia, siempre lo entendemos como aquello que nos han inculcado, lo que es importante y por lo que nos sentimos diferenciados y comprometidos con el resto de miembros.

En un estudio que Gallup realizó en EE.UU sobre la rotación de personal, determinó que un 42% de los trabajadores dejaban su empleo durante el primer año, y de este el 80% se debía a razón vinculadas al “cultural fit “, es decir, que los valores de la persona no iban para nada alienados con los valores organizacionales, estén determinados de manera formal o no.

En mi opinión esto quiere decir dos cosas, la primera, que en ocasiones “vendemos posiciones a [email protected]” que no se asemejan a la realidad durante el proceso de selección y, la segunda, no seleccionamos teniendo en cuenta la alineación entre nuestro “cultura fit” ( valores) y los valores de la persona.

Seguimos basando la selección en la parte “hard” del CV y el “feeling” que tenemos en la entrevista con la persona, creo que no nos damos cuenta que los mejores equipos están formados por aquellas personas que comparten valores y propósitos, por ello, nosotros llevamos algún tiempo implantando una nueva metodología, basándonos en esto.

valores

Analizamos los valores de la organización, los que hacen que su propósito se cumpla, no tanto el ¿Qué hacemos?, sino el ¿Cómo lo hacemos? Y buscamos a personas que compartan esos valores. Por ello, intentamos mostrar todo lo que podemos a la empresa para atraer ese talento con valores. http://ethikos.es/empresas/

Hay que intentar unir a las buenas empresas con las buenas personas.

Los cuentos de Nasrudín

La respuesta está en vuestro interior: Cuento de Nasrudín

A raíz del post ‘No tengas miedo a la oscuridad, también publicado por Ethikos 3.0,  algunos de [email protected] me sugeristeis el profundizar sobre el tema del ‘DARSE CUENTA’ (self-awareness).

Aunque pueda parecer un concepto sencillo os puedo asegurar que, aún después de terminar la formación en Terapia Gestalt – dónde éste es uno de los factores principales – todavía hoy me cuesta el darme cuenta de lo que está pasando en mi interior ‘aquí y ahora’.

¿Os habéis sentido perdidos alguna vez? 

Yo lo estuve durante años. Y no sólo perdida, sino también enfadada y frustada por no ser capaz de tomar decisiones en mi vida. Buscaba las soluciones fuera… libros, consejos de amigos, películas, cursos de autoayuda. No servían para nada.

¿Hacia dónde andar? ¿Por qué me siento así? De hecho… ¿cómo me siento?

Un cuento – de ‘Los cuentos de Nasrudín’ – me ayudó a entender qué es lo que yo estaba haciendo:

Muy tarde por la noche Nasrudin se encontraba dando vueltas alrededor de una farola, mirando hacia abajo. Pasó por allí un vecino:

– ¿Qué estás haciendo Nasrudín, has perdido alguna cosa?- le preguntó.

– Sí, estoy buscando mi llave.

El vecino se quedó para ayudarle a buscar. Al rato, pasó una vecina.

-¿Qué estáis haciendo? – les preguntó.

– Estamos buscando la llave de Nasrudín.

También se quedó a ayudar, junto con otros vecinos que pasaban por allí. Después de buscar durante un largo rato un vecino preguntó:

– Nasrudín, hemos buscado tu llave durante mucho tiempo, ¿estás seguro de haberla perdido en este lugar?

– No, dijo Nasrudín

– ¿dónde la perdiste, pues?

– Allí, en mi casa.

– Entonces, ¿por qué la estamos buscando aquí?

Pues porque aquí hay más luz y mi casa está muy oscura.

Darse cuenta es alumbrar tu casa, es ser consciente – y sin juzgar– de lo que está pasando en tu interior.

Aunque puede parecer algo terrorífico, ya que de repente eres responsable de tu vida, realmente es algo hermoso: dejas de luchar, empiezas a aceptar y a perdonar, ya no estás ciego.

Puedes decidir ser consecuente con tus sentimientos y emociones o puedes decidir no serlo – eso dependerá del momento y situación de cada uno. En cualquier caso, eres tú el que estas decidiendo. Ya no eres un robot, ni un esclavo, ya puedes decidir, eres libre.

No hay una fórmula mágica para aprender a ‘escucharnos’

El aprender a hacerlo requiere entrenamiento: percibir y ser conscientes de lo que pasa en nuestro cuerpo, identificar pensamientos, detectar emociones y, ante todo, no juzgarnos.

¿Y si paramos de correr para empezar a andar?

Tanto en nuestra vida personal como laboral corremos. Todo es para ayer y siempre llegamos tarde. La pregunta es: ‘¿sabes tú hacia dónde corres?’

Si tu respuesta no está clara, quizás es momento de parar de correr.

La humildad pasa por aceptar que quizás estábamos siguiendo un camino equivocado. El amor pasa por perdonarnos y entendernos. La valentía pasa por conquistar nuestro miedo y dar un paso hacia delante.

Y esta vez, sabiendo y decidiendo TÚ hacia dónde quieres empezar a andar.

La era de las emociones

La era de las emociones: ¿Cómo motivar al equipo?

El ser humano, desde sus inicios, ha sido un ser emocional. Las emociones han jugado un papel crucial en la supervivencia de nuestra especie. Servían, por un lado, como una forma de comunicación primitiva y, por el otro, como método para avisar de los peligros inminentes.

Muchos años han pasado y, las emociones, al contrario de lo que cabria esperar, han ido ganando fuerza. Su relevancia e importancia ha crecido con el tiempo. La inteligencia emocional, necesaria para poder desarrollarse y vivir en sociedad, es un concepto que ha generado el interés de los científicos desde hace relativamente poco tiempo.

La pregunta que nos hacemos es, ¿y en las empresas?¿La era de la emociones llegará a las grandes compañías?

La verdad es que es un concepto que cada vez se esta abriendo más paso en el mundo laboral. Los empresarios están viendo, y comprobando, que contra más feliz y motivado está un colaborador más rinde y mejores resultados obtiene la compañía.

¿Cómo llegar a las emociones de un colaborador?

Como en el caso de la motivación, el dinero no es lo más importante. Olvídate de que pagando más obtendrás mejores resultados. Tienes que conocer a tus colaboradores, saber que quieren conseguir en la vida, que los mueve, les preocupa y apasiona. Es necesario que dediques tiempo en conocerlos y saber que virtudes tienen cada uno de ellos para, de esta forma, poder adaptarlos y que puedan aplicar sus pasiones en su entorno laboral.

Estos incentivos emocionales son elementos cruciales desde el punto de vista del desarrollo en las carreras y capacidades de tu colaboradores, el crecimiento emocional de estos contribuye al crecimiento emocional de la compañía.

¿Cómo podría Ethikos 3.0 ayudarme a mejorar las emociones de mis colaboradores con la empresa?

Ethikos 3.0 te ofrece una herramienta pionera en Europa llamada “Empresas por dentro”, ponemos a tu disposición una plataforma con la que mostrar como eres como empresa y que buscas.

Con la máxima transparencia podrás encontrar a los mejores colaboradores, gente que tenga los mismos sueños, objetivos y pasiones que tu compañía para que podáis crecer juntos y alcanzar todas vuestras metas.

Pero también te ofrecemos nuestros servicios de “Employee advocacy” o “Employer branding” con los que conseguir que tus colaboradores sean los mejores embajadores de tu marca y que sean el medio para transmitir los valores y cultura organizativa.

Desde Ethikos 3.0 te invitamos que si tienes cualquier duda contactes con nosotros y te deseamos muchos ánimos en la búsqueda de los intereses de tu equipo.

Ethikos 3.0

Ethikos 3.0

El mundo está cambiando y con ello la manera de comunicarnos y de estar conectados.

Oímos a diario hablar de corrupción, especulación, mentiras… Y por ello, cada vez más la sociedad demanda un cambio hacia una forma de convivir y comportarnos más transparente, más comprometida y más ética.

Nosotros queremos ser parte de este cambio, y qué mejor forma de contribuir que haciéndolo con lo que mejor sabemos hacer y más nos apasiona: la gestión de las personas.

Así nace Ethikos 3.0: de la ilusión de creer que una manera diferente de trabajar en la gestión de personas, es posible.

Y qué es Ethikos 3.0?

En primer lugar somos un grupo de PERSONAS, personas con gran pasión por lo que hacemos e ilusión de compartir toda nuestra experiencia y conocimientos en el área de la gestión de personas CONTIGO.

  • Ofrecemos servicios de selección y headhunting en diferentes idiomas, tanto a nivel nacional como internacional.
  • Trabajamos el desarrollo de las personas y las organizaciones diseñando e impartiendo formación, talleres, programas de coaching, mentoring, consulting y sesiones cross-culturales a empresas y organizaciones
  • Actuamos como asesores externos en asuntos relacionados con la gestión de personas
  • Creamos comunidades de talento para la continuidad de negocios que están en riesgo de desaparecer.
  • Somos creativos y valientes, queremos aportar valor real con nuestro trabajo y nos comprometemos a ofrecer calidad, profesionalidad y honestidad en todo momento.

Pero… hay muchas otras empresas que se dedican a lo mismo.

Entonces, ¿qué hace de Ethikos 3.0 una empresa diferente?

  • Nuestra razón de ser es la de generar un impacto positivo en las personas y el planeta a través de nuestro trabajo, buscando la prosperidad común frente a la maximización de beneficios.
  • La ética, el respeto y la sostenibilidad son parte de nuestro ADN.
  • Por cada uno de los proyectos que realizamos, destinamos parte del beneficio a proyectos sociales, medioambientales y de reinserción laboral.
  • Son nuestros clientes los que deciden en qué proyecto reinvertir.
  • Diseñamos e impartimos de manera altruista talleres a grupos con riesgo de exclusión, gracias a nuestros clientes.
  • Creemos en lo que hacemos, que soñamos grande y que confiamos profundamente en que podemos aportar, junto con vosotros, nuestro grano de arena para hacer de este mundo un lugar mejor.

Porque un pequeño gesto puede marcar una diferencia

Entre [email protected] podemos hacerlo

El cambio no sólo es posible; el cambio ya ha empezado

Tú también puedes formar parte de él

…Nos acompañas?