Entradas

5 lecturas para el verano

Las vacaciones para muchos están a la vuelta de la esquina. Algunos piensan que es tiempo de no pensar en nada. Pero nosotros no. Creemos que es un gran momento para mejorar. Tomar aire, descansar y volver recargados para los meses del año que restan. Despejar nuestro cerebro de lo cotidiano, pero hacerlo pensar y repensar en nuestra vida, valores y propósito. ¿Qué mejor que pensar en positivo cuando tenemos tiempo? Leer más

La importancia del trabajo digno

“Para conseguir el desarrollo económico sostenible, las sociedades deberán crear las condiciones necesarias para que las personas accedan a empleos de calidad, estimulando la economía sin dañar el medio ambiente” (ODS 8 – ONU).

Estamos convencidos que, para el desarrollo humano, el trabajo digno es imprescindible. Es por lo que hoy, en el día del trabajador, celebramos la importancia que le otorga la ONU en sus Objetivos de Desarrollo Sostenible.

Leer más

Células diferenciadas, un mismo ADN

¿Qué sería una selección de personas si consideráramos a la empresa como a un cuerpo humano?

Que vayan por delante mis disculpas en caso de errar en algún término médico. Este post es sólo un juego, una conversación después de demasiadas horas de trabajo entre colegas de la que, después de todo, obtuvimos reflexiones interesantes que me gustaría compartir. ¿Una ida de olla? Pues sí… ¿Quién no la tiene?

Hace unos días tuvimos una charla distendida German Cuenca, CEO de Ethikos 3.0, Salvador García, doctor en medicina y autor de libro ‘La Inteligencia de valores’ y yo misma por The ValueSquares. Entre risas hablábamos de cómo podíamos transmitir de manera fácil y natural aquello en lo que creemos profundamente: lo importante que es seleccionar teniendo en cuenta, también, los valores compartidos entre persona y empresa.

Salvador (el doctor, ¿como no?), pregunto: “¿Qué sería una selección de personas si consideráramos a la empresa como a un cuerpo humano?” (Sí, reconozco que el cansancio a veces lleva a pensar estas cosas 😉!).

Leer más

La importancia de los valores

Los valores

 

Los valores son palabras poderosas; son estructuras cognitivas y  referencias internas muy potentes que nos guían en nuestro día a día para tomar decisiones y actuar. ¿Podéis visualizar una brújula? Pues quien marca el camino, son tus valores.

 

Todos/as hemos sentido alguna vez el desasosiego al actuar en contra de nuestros propios valores. También la fuerza y orgullo de ser fieles a éstos, de actuar y decidir en consonancia con aquello que es importante para nosotros/as.

Leer más

Imagen activista de talento

Activista de talento

Hace bastante tiempo que no escribo; no sé si es buena señal – Ethikos está creciendo espectacularmente – o si es que prefiero escribir sólo cuando encuentro algo que decir.

Hace tiempo que luchamos por cambiar el mundo a través de nuestra humilde organización: formamos parte del movimiento B Corporation como primera empresa de gestión de personas en España, medimos nuestro impacto y siempre, y digo siempre, nos vamos a la cama pensando: “esto no es suficiente si queremos conseguir nuestro propósito, debemos hacer más…”.

Hace poco estuve en un evento en Londres sobre talento. Lo típico. Todas las empresas quieren cambiar el mundo, todas las compañías impactan positivamente en la sociedad y están inmersas en un cambio para ser una de las empresas más competitivas del mundo. Quizás el error sea la visión, quizás las empresas deban ser las mejores empresas PARA el mundo en el que vivimos.

Pero empecemos por el principio. Pensad en cualquier tipo de organización: inicialmente surge una idea que alguien o un grupo de personas quieren poner en marcha, se busca financiación y ¡allá vamos! Tras esta fase empezamos a incorporar personas, ¿bajo qué criterios? Casi siempre económicos, competenciales, etc…

Nuestra experiencia nos demuestra que lo primero y esencial es centrarse en los valores compartidos con las personas que van a formar parte de la organización. Ese es el paso uno. Sin ese punto, es muy complejo que exista una correcta alineación del propósito personal y organizacional y seguramente ese ruido interno genere muchas pero muchas situaciones de desmotivación mutua.

Los valores son nuestra brújula interior

¿Os imagináis la fuerza si ambas brújulas, la personal y la de nuestra empresa, señalaran hacia la misma dirección?

Y sino es así, me gustaría que te contestaras tu [email protected] las siguientes preguntas:

* ¿Cuáles son tus valores principales a la hora de tomar una decisión? Con 5 valores nos vale…

* ¿Cuáles son los valores de tu organización? (Los reales, que ves en tu día día, no aquellos que colgamos en la pared)

* ¿Cuáles compartes? ¿Cuáles no?

* ¿Porque no trabajas en algún proyecto que vaya alineado con éstos?

La última pregunta me da pie a explicarte qué es un activista de talento: un activista de talento es aquel que invierte su talento en alguna organización con un propósito superior al beneficio económico, es aquel que quiere cambiar el mundo a través de su esfuerzo y trabajo.

Yo soy culpable. ¿Y tú? ¿Te consideras activista de talento?

 

Germán Cuenca

People Director & Co Founder Ethikos 3.0

Los valores sí importan, ¡selecciónalos!

¿Qué son los valores organizacionales? ¿Qué tienen que ver con los valores que llevamos dentro? ¿Cómo pasan a ser efectivos? ¿Tienen alguna utilidad? o ¿Sencillamente es un “face washing” corporativo o un elemento de marketing?

Son preguntas que creo que todos nos hemos hecho alguna vez, de que sirve esto que tengo en mi sistema de evaluación del desempeño, en la puerta de la oficina de recursos humanos o personas si luego no tiene ninguna implicación en la toma de decisiones del día a día o, en su defecto, hacemos que nadie crea en ellos cuando hay que tomar una decisión organizacional basada en el rendimiento financiero.

Cuando identificamos valores en la familia, siempre lo entendemos como aquello que nos han inculcado, lo que es importante y por lo que nos sentimos diferenciados y comprometidos con el resto de miembros.

En un estudio que Gallup realizó en EE.UU sobre la rotación de personal, determinó que un 42% de los trabajadores dejaban su empleo durante el primer año, y de este el 80% se debía a razón vinculadas al “cultural fit “, es decir, que los valores de la persona no iban para nada alienados con los valores organizacionales, estén determinados de manera formal o no.

En mi opinión esto quiere decir dos cosas, la primera, que en ocasiones “vendemos posiciones a [email protected]” que no se asemejan a la realidad durante el proceso de selección y, la segunda, no seleccionamos teniendo en cuenta la alineación entre nuestro “cultura fit” ( valores) y los valores de la persona.

Seguimos basando la selección en la parte “hard” del CV y el “feeling” que tenemos en la entrevista con la persona, creo que no nos damos cuenta que los mejores equipos están formados por aquellas personas que comparten valores y propósitos, por ello, nosotros llevamos algún tiempo implantando una nueva metodología, basándonos en esto.

valores

Analizamos los valores de la organización, los que hacen que su propósito se cumpla, no tanto el ¿Qué hacemos?, sino el ¿Cómo lo hacemos? Y buscamos a personas que compartan esos valores. Por ello, intentamos mostrar todo lo que podemos a la empresa para atraer ese talento con valores. http://ethikos.es/empresas/

Hay que intentar unir a las buenas empresas con las buenas personas.

camiseta de empresa

Para que me ponga tu camiseta, ponte en mis zapatos

Una de las expresiones que más he escuchado a colegas que trabajan en departamentos de personas es que el buen colaborador es aquel que se pone la camiseta de la empresa, aquel que tiene un alto desempeño o que tiene un gran compromiso con la organización.

Siempre he pensado internamente ¿Qué es lo que hacemos nosotros para que se  pongan  la  camiseta?  En  ocasiones  también  he  lanzado  esta  pregunta  a colegas y la contestación ha sido muy variopinta, respuestas como “esta persona ya tiene un buen salario, que más quiere” o respuestas como “somos una  empresa  considerada  como  de  las  mejoras  para  trabajar”  (aun  no teniendo claro los parámetros que miden esto).
Creo que la respuesta es muy compleja y tampoco me siento con la capacidad de ser ni alumno aventajado en este aspecto ni gurú en el campo (Dios me libre), pero hay parámetros que no han cambiado en los últimos 20 años en la forma de gestionar personas en algunas organizaciones.

Una de las claves es ponernos en los zapatos de otros, tal y como dijo Gandhi, el problema es que ciertas frases tan repetidas alcanzan un sinsentido social y pierden valor, pero si somos un poco más conscientes del significado veremos en su profundidad la efectividad de las palabras.

Las personas visten la camiseta de una empresa si enseñamos lo que eso significa, si los valores de esa organización van alineados con los valores de esa persona. ¿Nunca os habéis planteado qué hacer con vuestra vida? ¿Dónde enfocar vuestros esfuerzos y talento (palabra de moda)?

¿Qué impacto tienen mis acciones?

Empecemos por el principio: ¿cuál es el primer punto de contacto de una persona con nuestra organización? ¡Pues una oferta de trabajo! Ahora pensemos: ¿cómo contratamos? ¿Cuál es nuestro proceso de selección o atracción?

Si la respuesta es publicar una oferta de trabajo en una red social o web de ofertas (Linkedin, Infojobs…) sigue leyendo… creo que esto te hará pensar.

Si la respuesta es diferente te agradezco tu tiempo.

¿Cómo puedes expresar tu cultura, tus valores, tu misión y tu propósito en una oferta de trabajo? Y lo que es más importante: ¿cómo pretendes que alguien se inscriba y vista tu camiseta si no conoce ni en qué equipo juega, ni cuál es su filosofía de juego ni qué compañeros componen el equipo?

Quizás es que uno de los errores se produce desde el inicio. Todos hemos buscado una organización que nos enamore, la pregunta es ¿cómo sé lo que se hace en cada organización si las vacantes simplemente son listados de tareas? ¿Quizás si nos focalizáramos en buscar NO el mejor talento sino a la mejor  persona  para  nuestra  organización,  nuestra  estrategia cambiaría?

Todo esto y mucho más nos ha llevado a crear nuestro servicio de empresas por dentro (Companies Inside Out), pues estamos convencidos que la alineación entre los valores personales y los de la organización son la clave para formar las mejores empresas para el mundo.

Así que ¡pongámonos la camiseta y los zapatos!
Un abrazo a todos los/as valientes que intentan cambiar las cosas.