Cómo adaptarnos al nuevo mercado laboral

,
ayuda para encontrar trabajo

Sin duda estamos ante una gran crisis sanitaria provocada por el Covid-19. Pero esta crisis sanitaria no viene sola, sino que trae consigo la peor crisis económica global en la historia moderna. En cada país, cada sector o cada industria, repercutirá de una forma distinta. Sin embargo, encontramos como constantes a las personas y su necesidad de adaptación para sobrevivir de la mejor forma en el mercado laboral.

Muchas veces con las herramientas que tenemos en nuestras manos, es posible adaptarnos a cambios. Sin embargo, la velocidad de la crisis y la necesidad de una rápida respuesta lamentablemente dejará a gran parte de la población mundial a medio camino o sin posibilidad de realizar este proceso de adaptación.

Para aplicar nuestra resiliencia, sin duda necesitamos realizarlo de forma planificada y consciente, con una guía para conocer en qué areas debemos desarrollarnos para adaptarnos a la exigencia de un mundo laboral incierto y cada vez mas competitivo. Readaptarnos implica pasar por un proceso de reskilling o upskilling, dependiendo de nuestra situación actual.

¿Qué significan reskilling o upskilling?

En el mundo laboral, y más precisamente en el sector de la gestión de personas, o recursos humanos como lo conocemos habitualmente, estos son términos familiares y frecuentes. Para hacerlo más sencillo y claro, intentaremos definirlo. Cuando hablamos de reskilling, nos referimos a la formación de competencias técnicas y transversales que debe realizar una persona para desempeñar nuevas tareas que previamente no realizaba. Y cuando decimos upskilling, nos referimos a aquellas “mejoras” en las competencias actuales que tenemos que nos permitirán adaptarnos mejor al puesto o la tarea que llevemos adelante.

Mientras el reskilling muchas veces implica un cambio bastante importante en lo que estamos acostumbrados a hacer, el upskilling tiene que ver con continuar haciéndolo de una forma más eficiente, y adaptada a los nuevos procesos y realidades que puedan surgir en el tiempo.

Un ejemplo muy sencillo de la primera, es cuando una empresa industrial asigna nuevas tareas o actividades a una persona que nunca había realizado. Para ello, deberemos “preparar a la persona” tanto a nivel de adaptación y aprendizaje del nuevo puesto, como a las nuevas actividades relacionadas a él (ej: manejar un robot de automatización). Mientras que al upskilling muchas veces se asocia a la brecha digital y a la necesidad del dominio de estas herramientas, pero no debemos quedarnos únicamente allí.

¿Qué sucede actualmente en el mercado laboral?

La cuarta revolución industrial iniciada hace ya tiempo, no nos ponía fácil las cosas. Mucho se ha hablado de la importancia de la digitalización y la cantidad de empleos que se perderían por esto o la automatización de muchos procesos. Según algunas estimaciones, como la del World Economic Forum de Davos, se esperaba que para el 2025, más de 75 millones de trabajos sean destruidos por las nuevas tendencias. Lo que nos perdemos de vista es que, dejando de lado el sector primario, más de 135 nuevos roles o tareas serán creadas. Esto no es otra cosa que un resultado de que tendremos casi el 60% de nuestra economía digitalizada. Podemos ver fácilmente como algunas skills digitales ya son una realidad, y cada vez mas demandadas por las organizaciones. Sin embargo no son las únicas.

Según algunos estudios, hasta 200 millones de personas podrían ver perjudicados sus trabajos, siendo América y Europa, los continentes más golpeados. Los últimos datos en España refuerzan esto: durante marzo, encontramos 840 mil afiliados a la Seguridad Social menos y más de 300 mil parados nuevos. Es importante aclarar que esto no involucra las más de 2 millones de personas afectadas por un ERTE. Son cifras nunca vistas en cuanto a tamaño o velocidad, ni para la economía española ni para la economía global.

Sin duda la crisis causada por el Covid-19 puede tirar por tierra cualquier predicción o planificación que tuviéramos sobre nuestro futuro laboral. En el mejor de los casos, debemos actuar muy rápidamente para adaptarnos a esta nueva realidad y las caídas históricas del PBI y creación de empleo, sin duda no permitirán que nos relajemos.

¿Hacia dónde debemos evolucionar?

Tal como comentamos anteriormente, y aún más a raíz de esta nueva normalidad que tendremos, el futuro laboral evolucionará con demandas fuertemente vinculadas con lo digital. Nuevos empleos y nuevas demandas en el mercado se sostendrán e irán apareciendo conforme pase el tiempo. La tecnología jugará un rol clave en este sentido y no debemos dejarlo pasar.

No solamente veremos cómo afecta a empleos más relacionados con el trabajo manual, sino que empleos que tengan que ver con tareas rutinarias de oficina, manejo de datos y contabilidad, también verán peligrar su continuidad si no utilizamos las herramientas en nuestro favor. Previo a esta crisis, se pensaba que más del 50% de las personas que trabajan necesitarán formación en nuevas habilidades. Conceptos tales como internet 5G, inteligencia artificial, big data o cloud computing, deberán ser de conocimiento casi obligado por todos.

Pero, las claves no son simplemente las competencias técnicas sino todo lo que conlleva alrededor, está ampliamente demostrado que no existe aprendizaje si no se genera emoción, y por eso es tan importante trabajar elementos como la metacognición. Será necesario que todos tengamos un claro aporte tecnológico pero acompañado de una formación en soft skills muy grande.

Si bien la mayor parte de las compañías cuentan con planes de formación o upskilling, aquellas que quieran sobreponerse a esta crisis y adaptarse a una nueva realidad, deberán hacer foco en ello. La prueba la encontramos en la gran cantidad de personas que dicen no sentirse preparadas para trabajar en remoto. Trabajar desde nuestros hogares, no significa prender el ordenador y mandar correos. Para ser productivos y eficientes, necesitamos tanto soft skills como hard skills. Aprender nuevas formas de trabajo, y que las empresas acompañen en esa transición, será todo un reto.

Pero algunos se encuentran con otro reto mayor. Aquellas personas que por uno u otro motivo han tenido que dejar su puesto de trabajo, deberán realizar un esfuerzo más grande para, ante todo, planificar de forma consciente el camino a seguir. Si prefieren reinventarse y realizar una transición profesional o si prefieren continuar buscando trabajo de aquello que venían haciendo. Repensar dónde les gustaría trabajar, descubrir sus fortalezas y pasiones, determinar sus valores y vocación y crear estrategias para ir a por ello. Un proceso que hay que hacer sin dejar de lado la renovación o «reciclaje» de la parte competencial, aquella que le permita incorporarse a los nuevos trabajos o nuevas formas de trabajar que este mundo pos-Covid 19 requiera.

Desde Ethikos 3.0, aportaremos todo nuestro conocimiento y nuestra ilusión para que las personas que mantienen su trabajo puedan ser felices en esta nueva realidad, y aquellas que necesiten cambiar, puedan hacerlo con el menor sufrimiento y la mayor satisfacción posible.

 

Si estás buscando trabajo o quieres realizar una transición profesional, conoce nuestro programa de Reskilling & Upskilling:

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.