Cómo crear una estrategia efectiva de búsqueda de empleo

estrategia de busqueda de trabajo

Cómo todos sabemos, son muchas las personas que están en este momento buscando un trabajo, un nuevo reto, emprender, alcanzar la felicidad con lo que hacen en su día a día.  Con la intención de ayudaros en ese plan, os queremos compartir nuestros “primeros pasos” para conseguir una estrategia efectiva de búsqueda de empleo. Antes que nada, queremos deciros: es posible. Tener un plan y seguirlo, lucharlo, es algo esencial para superar esta tormenta.

Vamos al grano. Evidentemente la estrategia de búsqueda va a cambiar dependiendo de los objetivos que tengas, por ejemplo:

  • ¿Buscas empleo?
  • ¿Buscas un cambio en tu trayectoria profesional?
  • ¿Quieres cambiar de trayectoria vital?
  • ¿Quieres cambiar de posición dentro de la misma empresa?

Cuando estamos hundidos en la realidad y alguien nos dice: “¡Oye! Adelante, esto es una oportunidad”, pensamos “déjame en paz”. Y si el cambio viene forzado, aún peor. Son muchas personas las que no esperaban que llegue este momento de cambio y es entendible que no lo vean como una oportunidad.

Pero si lo pensamos mejor, no nos queda otra opción que tirar hacia adelante, entonces, ¿qué mejor que hacerlo sabiendo hacia dónde queremos andar? Es, metafóricamente hablando, salir de la rueda, pensarnos a nosotros mismos y empezar a andar con dirección hacia a aquello que realmente buscamos. De ahí la oportunidad.

¿Cómo hacerlo?

Independientemente del objetivo hay algunos puntos en común en las diferentes estrategias a seguir:

Take stock

Muchas veces pasa desapercibido este punto. Es el momento de plantearnos qué queremos, decidirlo. Solemos escuchar entre nuestros clientes la frase “quiero un cambio de vida”. Pero ojo: quizás es suficiente con un cambio de empresa, de sector, o un cambio parcial. Es importante entender qué quieres, porqué quieres hacer el cambio, que te gustaba de tu trabajo anterior, que te gusta de tu trabajo actual. Son preguntas que es importante hacerse. Qué queremos hacer, para qué, que tipo de trabajo buscaríamos, incluso pregúntate a ti mismo: ¿quieres estar todo el día en el ordenador? ¿prefieres investigar, dar soluciones? ¿te gusta estar en contacto con gente? ¿prefieres trabajar solo?, ¿te gustan los números o la parte creativa? ¿te gustaría buscar un trabajo con sentido y que llene tu parte de impacto social y medioambiental? Planteémonos también si queremos un jefe o no: muchas veces nos focalizamos en encontrar un trabajo, cuando a lo mejor tenemos algo que ofrecer y podemos emprender. Es planteárselo, hacer un poco de análisis, stock o inventario de qué queremos.

Self Assessment

Aquí hacemos referencia a competencias, valores, propósito. Según nuestra experiencia en nuestro programa de Career Support, es necesario habitualmente hacer una o dos sesiones para identificar los valores. Es común confundir los valores con la parte más ética, pero no es así, estos van mucho más allá. Además de ser palabras poderosas, son estructuras cognitivas que nos guían a la hora de actuar, a la hora de decidir. Y es esencial entender qué es aquello que nos motiva en nuestro día a día, qué valores vemos como faro. Por ejemplo, la familia y el tiempo que compartamos con ella, o el impacto, el dinero. Es entender cuál es el elemento motivador. No hay ni buenos ni malos, cada uno tiene el suyo. Esta parte de valores y propósito está cobrando cada vez más y más fuerza en los procesos de selección de las empresas. Cada vez más las empresas los analizan y evalúan qué tipo de afinidad hay entre los valores de una persona y los valores de la empresa para asegurar ese alineamiento en los proyectos. Esto, además, está muy vinculado al potencial, eso que las empresas tanto buscan. Resumidamente: es entendernos para ser capaces de ofrecer nuestro mayor valor.

Plan de acción

Ha de ser lo más organizado posible, con objetivos concretos. Para esto se debe hacer mucho trabajo de research. Analizar el sector que te interesa, qué personas trabajan en él, construir relaciones, crear alianzas. Analizar lo que nos falta por cubrir para conseguir aquello que queremos. Por ejemplo: si queremos una posición concreta, para la cual nos falta formación específica, formarnos, ocuparnos de identificar y cubrir esos gaps.

Plan de marketing

Cuando hablamos de búsqueda de trabajo es raro hablar de un plan de marketing, pero no nos olvidemos de que hemos de ser capaces de expresar nuestro valor y nuestro talento. Cómo siempre decimos, el currículum no puede ser un documento biográfico. Es mucho más que eso. Ha de ser un documento que refleje vuestro valor y vuestro talento. Hemos de ser capaces de plasmar en un currículum lo que decimos que somos. Por ejemplo, si decimos que somos creativos, no podemos mandar la típica plantilla de currículum. Piénsalo así: entre 5000 candidatos, ¿cómo te diferenciarás? Haz de investigar, ver quién lleva el proceso, enviarle una carta de motivación, enviarle un email. Hacer que de alguna manera pases de ser un nombre en LinkedIn a tener un intercambio y que te recuerde como candidato de esa vacante. Ya es sabido, pero nunca está de más repetirlo: el sistema de mandar currículums y esperar que nos respondan, ya no funciona. La clave está en crear una buena red de contactos, trabajar mucho esa red, intentar acceder a aquellas empresas que nos interesan, entender que empresas pueden estar alineadas con nuestra manera de hacer, con nuestro propósito. Habitualmente, dedicamos un 80% de nuestro tiempo a buscar ofertas de empleo y enviar CV y el 20% a generar relaciones. Pues, debería ser al revés. Esa parte de networking es muy importante que la tengamos en cuenta. Trabajar tu marca personal también es parte de este “plan de marketing”, interactúa, comparte contenido relacionado con tus intereses, escribe artículos, debate. Posiciónate como un referente. Es un trabajo que requiere de tiempo y perseverancia porque no sucede de un momento a otro, pero cuando eres constante en hacerlo da grandes resultados.

¡Let’s do it!

Lo decimos siempre: requiere muchísimo trabajo buscar trabajo. Todo lo dicho anteriormente, te llevará tiempo y esfuerzo. Luego de toda esa planificación, introspección, investigación… ¡llega el momento de la acción! Haz de prepararte entrevistas, tener un elevator pitch, trabajar tu marca personal, actualizar el currículum. Es la parte de poner en marcha con tiempo y dedicación todo lo planificado y analizado anteriormente.

 

¡A por ello!

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.